shutterstock_282846893

La primera “@” era sevillana

Hay estudios para todos los gustos pero si uno nos ha llamado la atención es el que concluye que la primera arroba de la historia era sevillana. Sí, fue en 1536 dC cuando un mercader decidió mandarle una carta a otro, desde Sevilla a Roma, y en la misma incluía la ‘@’ como símbolo de medida (equivale a la cuarta parte de un quintal).

Esa fue la primera vez, pero la responsabilidad no recae sobre el mercader. Ray Tomlinson, programador e inventor, fue el que decidió usar la “@” como símbolo entre el nombre de usuario y el del servidor, para que se mandaran mensajes entre diferentes usuarios conectados a una misma red. Ese fue el inicio del archiconocido e-mail. Y la primera dirección de correo electrónico fue tomlinson@bbn-tenexa.

ARROBA_Sevilla

Arroba en Sevilla pero… ¿y en el resto del mundo?

Aunque nos puede parecer extraño no en todos los países la llaman ‘arroba’ a pesar de ser un símbolo internacional y tampoco siempre se refiere a una media.

Debe ser porque en su país no tienen demasiados elefantes correteando por la calle. Los daneses llaman a la arroba, snabel-a y su significado es trompa. Un poco más realistas, quizás, sean los húngaros que asimilan el símbolo a un gusano y lo llaman kukac. Tanto en francés (arrobase/escargot) como en italiano (chiocciola), identifican la “@” con un caracol.

Otro animal deben ver los holandeses y alemanes cuando llaman a la “@” apestaartje y klammaraffe, respectivamente… en concreto ven una cola de mono. Y, más tiernos pero sin alejarse del mundo animal, son los griegos que identifican el símbolo de los correos electrónicos con un patito y le llaman pap’aki.

Sea como sea, si una cosa está clara es que poco se imaginaba ese mercader que 480 años después ese símbolo de medida, la “@”, se teclearía en el año 2016 unas doscientas mil millones de veces al día para que personas de todo el mundo estuvieran interconectadas.

POST RELACIONADOS